martes, 24 de noviembre de 2009

Thinking about you...






CAPITULO 6


El salón poco a poco fue quedando vacío, el primero en salir fastidiado había sido el líder y Junsu estaba preocupado, sabía que su situación con Yoochun les afectaba a todos…pero simplemente no podía evitarse, aunque supiera que Yunho tenía toda la razón del mundo.

Yoochun había regalado una mirada algo dura a Jae antes de que este preocupado se marchara tras el moreno al verle salir con aquella expresión en el rostro, no podía enojarse con él, pero ¿por qué había tenido que regañar sólo a Junsu? Él lo había hecho mal también, mucho peor que el delfín.

Changmin titubeó antes de salir lentamente, no sabía si sería bueno para ellos quedarse a solas en aquel lugar, o tal vez, sólo tal vez era lo que necesitaban, un momento a solas.

Y el lugar de pronto era frío y el ambiente tenso, no existía ya esa complicidad y picardía con que aquellos ojos le miraban cuando se quedaran solos en cualquier lugar, ya no había nada más que hablar, no había si quiera miradas para compartir, el mayor arreglaba apresuradamente su bolso para salir corriendo de ahí lo más rápido que le dieran las piernas simplemente por que le aterraba la idea de seguir respirando el mismo aire que él.

Por que ahora sus ojos parecían querer buscarle con esa ternura acostumbrada para pedirle le regalara un beso mientras los chicos volvían que terminaba en alguna indecente proposición hecha a su oído cuando sabía que el menor ya no podría detenerse.

Y había sido su voz, el tono de su maravillosa voz hecha un susurro sufriente lo que le había obligado a voltearse para encontrarse con el rostro bajo de Junsu mucho más cerca d lo que él hubiese imaginado.

Es que se había intentado armar del valor más grande para acercarse de ese modo, para tenerle a unos centímetros y estar seguro de que cuando voltease el mayor no podría evitar mirarle a la cara, pero no había alcanzado para mirarle a los ojos, no había podido más que susurrar su nombre suavemente, tan bajo que por un momento vio frustrados todos sus intentos de llamar su atención y sus labios temblaron suavemente al saber que le miraba…y sus manos tomaron si podían con más fuerza aquel muñeco que parecía no querer soltar ahora

Y Yoochun sabía que él podía, podía seguir siendo frío, sabía que podía continuar lastimándolo hasta hacer que le odiara y no quisiera saber nunca más de él…

Pero no quería hacerlo…

Otro esfuerzo sobre humano para acercar lentamente el pequeño delfín al pecho del mayor, apoyarlo en la suave tela de su ropa y murmurar ya derrotado

-es tuyo…
-…
-es tuyo siempre…-intentando no largarse a llorar descontroladamente-siempre fue tuyo…

Y de pronto parecía que todo estaba saliendo mal, por que Yoochun había planeado todo en su cabeza, por que estaba seguro y más que seguro de que el menor no volvería a hablarle hasta que lo olvidara por completo y para entonces tal vez él también estaría más repuesto.

Por que si había algo para lo que no estaba preparado era para eso, si había algo que no podía hacer era ignorarle cuando las cosas se daban como ahora, cuando se acercaba, cuando le hablaba, cuando sus manos rozaban su pecho junto a aquel peluche que había regresado a manos del pequeño pero que este no quería de vuelta.

Y dos transparentes lágrimas rodaron por sus mejillas, lágrimas que Junsu no vio ya que llevaba la cabeza baja y la mirada oculta entre los cabellos, temblando fuertemente en el momento en que sentía que sus manos rozaban las del mayor quien cogía el peluche tan suavemente como si fuese de cristal, contrastando enormemente con la fuerte manera en que Junsu le agarraba.

Como si fuese ese su único camino hacia la felicidad perdida

Como si no quisiera devolverle aquello para separarse una vez más

Y casi como si el aire volviera a sus pulmones al sentir ese roce de sus manos frías su corazón comenzó a latir con violencia dándole la fuerza para seguir ahí de pié, haciéndole saber que era lo que realmente quería para su vida

-no quiero desaparecer…-solloza

O para la suya

¿Qué no quería desaparecer? ¿Qué demonios planeaba? ¿Echar por tierra todo su esfuerzo? ¿Mandar a volar todos sus planes de que todo volviese a ser como antes?

Y sin darse cuenta ya no tomaba el muñeco sino una de las manos del delfín que seguía presionando el juguete con fuerza contra su pecho.

-no quiero desaparecer así de tu vida…
-tienes que desaparecer…-murmuró roncamente sin soltar su mano
-Chunnie por favor…-solloza
-no quiero que me llames así…
-Yoochun!!-sollozando desesperado y levantando la mirada hacia sus ojos.

Pero el mayor era ahora quién no le permitía verlo a los ojos luego de haber bajado la mirada intentando que Junsu no pudiera descubrir nada en su mirada, en ese brillo aguado en el color opaco de sus ojos.

Pero Junsu había visto ya mucho más de lo que esperaba para poder sonreír aunque fuera un poco, las marcas en sus mejillas indicaban lo que el creía, por que si había algo que Yoochun no había podido jamás ocultar, era su llanto.

Y mientras ambos derramaban silenciosas lágrimas seguían cogiendo el muñeco pegado al pecho de Yoochun quien temblaba levemente ante el calor de esas manos que creyó jamás volvería a tocar de esa manera.

Era demasiado para él, demasiado si quería conseguir lo que le había prometido al padre del pequeño, le devolvería su mundo tal cual lo había comenzado a destruir, tal como su pequeño lo recordaba

Pero lo que el mayor no sabía

Era que él mismo había volteado arriba aquel mundo

Ese mundo que Junsu estaba esforzándose en mantener de ese modo por que lo último que quería, era perder a Yoochun.

Y Yoochun le arrebataba el muñeco de las manos volteándose bruscamente sorprendiéndolo al separarse unos cuantos pasos meter el juguete en su bolso y salir rápidamente del lugar dejando al delfín solo en medio de aquella habitación que de pronto parecía tan grande, que de pronto estaba tan vacía.

Y las lágrimas continuaban corriendo cuesta abajo por sus mejillas en el preciso momento en que entró al baño en busca de un poco de privacidad, un poco de aire que Junsu no estuviese respirando, un espacio al que estaba seguro que poniendo el pestillo no le permitiría entrar.

No se dio cuenta en ese momento de que tiraba con fuerza de sus cabellos, que acababa de pasar junto a Jaejoong y Yunho quienes sorprendidos le vieron encerrarse en un cubículo y seguidamente le oyeron romper en llanto, por que era por eso que había preferido el resguarde en las cuatro paredes de su departamento a aquel suplicio

A aquellos sollozos.

Por que era consciente ahora de que él no le había visto si quiera llorar una sola vez desde que comenzara con aquella tortura, de que aquellos sollozos que se había privado de oír saliendo cada noche le habían vuelto a romper el corazón en miles de pedacitos que no sabría ya si sería capaz de juntar, por que aunque Junsu consiguiera hacerle a un lado

El jamás podría

Pero como hacerle entender eso al mundo!!

Como maldita sea! Como hacerle entender a aquellas personas importantes para el delfín que él no haría más que amarle, que no era lo que todos creían, que no se aprovecharía de él, que no lo haría sufrir, que no estaba siendo egoísta por dios!!!

Que sólo quería hacerle feliz…

No tenía la culpa de que aquello le hiciese feliz a él también verdad?

Que no intentaba más que ver brillar con más fuerza sus ojos cada día…

Que aquello les estaba haciendo daño a ambos!!

-ya no quiero seguir así…sé que no quieres seguir así baby…-sollozó descontroladamente sin dejar de tirar sus cabellos negros

Y Jaejoong se acercaba suavemente a la puerta del cubículo tocando suave, sin querer invadir la privacidad de la que Yoochun se había hecho dueño sintiendo las manos de Yunho sobre sus hombros dándole un apoyo que en ese momento realmente necesitaba, era muy difícil hablar con Chun…

-Yoochun ah…-murmuró suave

Pero el chico no lo escuchaba, tal vez por que no quería oír nada ni a nadie, tal vez por que la intensidad de su llanto era suficiente para apagar en el baño las voces preocupadas de Jaejoong y Yunho

-Junsu te necesita…-susurró a su novio con cariño
-lo sé…-apartándose suavemente dejando un beso en su mejilla-falta media hora, trata de que estén a tiempo Boo…-le dijo antes de desaparecer por la puerta

El ceño de Jaejoong frunciéndose al verle salir, ahí estaba de nuevo queriendo que el trabajo fuese más importante que aquello ¿Qué parte de “el trabajo no es más importante que nosotros” no había entendido bien?

Pero no era momento precisamente para ponerse a discutir consigo mismo, por que su amigo estaba en el baño llorando desconsoladamente mientras él tenía tiempo para pensar, así que nuevamente y tomando un poco más de fuerza y dureza en sus palabras fue que volvió a llamarle, sabía que era la única forma de hacerlo reaccionar

-no puedes ocultarte para siempre
-déjame en paz Jae…-sollozó hundiéndose entre sus piernas
-Yoochun sal de ahí
-n-no saldré!
-Yoochun no eres un niño sal de ahí!!-le grito cortando repentinamente su llanto

Y esperó pacientemente que el chico tuviera la cara suficiente para limpiar algo sus mejillas y levantar la vista abriendo la puerta y pasando a su lado dándole un leve empujón para llegar al lavamanos en el cual echó a correr el agua fría metiendo la cabeza bajo esta intentando calmarse, Jaejoong palmeaba su espalda suavemente mientras él sentía sus orejas helarse pero quería que el agua se llevara las lágrimas, las lágrimas y el dolor, los susurros de sus labios, sus ruegos…todo…

Jae cortando el agua murmurando un quedo “es suficiente” antes de alcanzarle su propia toalla para que secara con esta sus húmedos cabellos

Es que esto ya no podía seguir así, esos dos jamás iban a poder hablar, no con la barrera de esa mentira que sabía el ratón estaba ocultando a todos a su alrededor, y él sería el primero en saber la verdad, aunque tuvieran que llegar tarde al trabajo otra vez…

Y el corazón de Junsu dolía, pero la expresión en su rostro era de completa confusión, las lágrimas indicaban que todo seguía mal, pero sin duda alguna eso que había descubierto era bueno, hasta cierto punto.

El líder le encontró sentado en el suelo observando sus manos como si algo fuese a escaparse de ahí, como si todavía tuviese entre los suyos los dedos de Yoochun y este no le hubiese arrebatado nada de entre las manos.

Cuando sabía perfectamente

Que el pelinegro se lo había quitado todo

Pero en aquellas marcas húmedas y transparentes en sus mejillas parecía haberle entregado tantas cosas, tantas que era difícil decir cuales pero estaba de seguro de que había quedado claramente impreso en la extraña mueca que curvaba sus labios al sollozar en silencio un delicado

“yo tampoco quería esto”

Una simple frase que quedó incrustada a fuerza en sus pensamientos, albergando sonrisas que sus labios inseguros no querían dejar escapar aún, dando fuerza a las ideas que había creído estúpidas en un principio al no saber el motivo de su separación, ideas que se jugaban el todo por el todo para recuperarlo pero que ahora parecían tan cercanas, tan palpables al contacto de sus manos, tan cálidas como sólo el sabía era el corazón del mayor.

-Junsu…-se asomaba el líder al cuarto con lentitud
-no pasa nada yo…-levantándose algo tembloroso dándole la espalda al mayor- siento haberlo hecho así tan mal Yunho ah…prometo esforzarme muchísimo para
-…-el líder abrazándole con suavidad
-Viste a Chunnie?-murmuró contra su hombro dejándose abrazar con ternura –yo sé que aún me ama Appa…-sollozó ocultando su rostro-…lo sé…

Y el mayor no sabía que decir…por que él también sabía, había visto y oído como a Micky le dolía todo aquello, pero era consciente de que no sabía que era lo que pasaba por la mente de aquel chico, lo que aquejaba a aquel cerrado corazón y no iba a avivar las ilusiones que crecían en Junsu, no para que todas ellas fueras destrozadas una vez más.

Por que todo el tiempo que pasaba en el departamento de Jaejoong le habían bastado para ser testigo de todo lo que aquel chico de sonrisa amable guardaba y se sentía Casio un estúpido ahora al decirle que se tranquilizara…que todo iba a estar bien…

Y esas dulces lágrimas ya no iban cargadas de miedo, por que ahora estaba seguro de que Yoochun tenía una poderosa razón para hacer aquello.

Era sin duda alguna la incertidumbre la que ahora rodaba sin compasión por sus tersas mejillas y se perdían en la camiseta de Yunho, aquellos brazos que le hacían sentirse protegido, aquellos latidos que preocupados como los de cualquier verdadero padre calmaban su llanto y le hacían saber que definitivamente no se encontraba solo.

---------------

-Changmin ah…!-se apoyo el chico contra la máquina de bebidas intentando con una linda sonrisa llamar su atención-hey…Minnie…-inclinándose a ver su rostro
-Lee!-esbozando una preocupada sonrisa-lo siento, no te vi…
-que sucede?-cogiendo una de sus mejillas acercándose a su rostro con rapidez y regalándole un casi imperceptible roce en la boca entreabierta sonrojándolo y obligándolo a alejarse con una tímida sonrisa
-no hagas eso aquí…-mirando nervioso a ambos lados del pasillo
-lo siento…-mordiendo su labio inferior desviando la mirada divertido-es difícil mantener la distancia…
-…-sonriendo sonrojado
-me dirás que sucede?
-los chicos…están teniendo problemas…
-no tiene que afectarte así…-acariciando su cintura
-no entiendes…esto nos afecta a todos…
-…
-lo siento…no me hagas caso, el problema no es contigo-acercándose furtivamente para regalarle otro roce arrancándole una sonrisa
-ok…Minnie yo…quiero hablar contigo…
-me asustas Lee…-preocupado
-no tienes por qué…-sonrió sonrojándose levemente- peo es importante…para mi…
-…-minnie mirándolo curioso con una sonrisa en sus labios
-puedo esperarte hoy en el departamento?
-claro
-…-mirando a ambos lados antes de llegar rápidamente a su mejilla y besarla suavemente-te amo Min…

Tardó unos segundos en percatarse de lo que había sido susurrado a su oído, y en el momento en que en sus labios se formaba una sonrisa y el sonrojo se apoderaba de sus mejillas tan rápido como algunas lágrimas colgaban con prisa de sus pestañas fue que atinó a voltear y verle subir corriendo al ascensor con las mejillas tan furiosamente sonrojadas como las propias

Era demasiado para un solo día…

---------------------

Jae contra todo lo que hubiese esperado de sí mismo llevaba a Yoochun a casa…tenían mucho que conversar y el trabajo no era precisamente un buen lugar para hacerlo…el menor no podría escaparse esta vez…y cada que lo miraba se convencía más de que aquello era lo mejor que podía hacer por él, cada que lo miraba se daba cuenta de que estaba más destruido, más cansado, y que aquel único día en que había enfrentado por unos segundos a Junsu a la cara no había servido para nada más que para que se diera cuenta de todo lo que había perdido…

De todo lo que estaba dejando desaparecer de su vida sin tomar en cuenta otro sufrimiento que no fuese el propio

Que se había negado a observar el dolor que había causado en quien amaba

Pero principalmente que aquello,

No era lo que ninguno había querido










Capitulo 7

Yunho bufaba algo molesto, su celular acababa de indicarle que había llegado un mensaje y podía apostar cualquier cosa a que era de su Boo…pero no precisamente para decirle que le amaba, si no para contarle que había acabado por largarse del trabajo junto a Yoochun, ¿Qué parte de que luego los retos le llegarían a él no había entendido bien el pelinegro?

Sus manos seguían reposando suavemente en la cintura del delfín meciéndolo con lentitud de un lado a otro mientras este se acurrucaba dulcemente en su cuerpo aquella protección que sentía a veces nadie podría darle… Esa que Yoochun le había quitado…

-Era Jae…?-suspiró contra la ropa del moreno sintiendo un beso en su frente
-es posible…ya estás mejor? –apoyando con ternura la mejilla en sus cabellos
-mucho mejor….
-de verdad quieres recuperarlo eh?-suspiró
-no puedo evitarlo…ni imaginas como lo necesito…
-a veces pienso que no deberías…querer regresar…te ha hecho tanto daño Su…
-él tampoco está bien…
-es por eso que también pienso que te necesita…a veces creo que mucho más de lo que tu a él, ni siquiera puedo imaginar por qué habrá hecho algo como esto…no es algo que yo haría…Jae es una prioridad para mi…es…
-entiendo…-susurra
-y no lo sé…si el, si me hiciera daño…no sé si podría soportar que me mintiera así…
-Yoochun no me ha mentido-separándose de él mirándolo a los ojos-que haya omitido algunas cosas no quiere decir en ningún momento que…me haya hecho daño adrede…-bajando la mirada llorosa
-no puedo creer que aún lo defiendas…-acariciando una de sus mejillas
-sólo quiero saber que sucede…no juzgar…-cerrando los ojos con pesar ante la caricia.

Changmin entraba haciéndose dueño de una curiosa expresión ante la escena que transcurría frente a sus ojos, Junsu suspiraba y el líder aún con la mano en su mejilla le atraía nuevamente hacia su cuerpo rodeando su cintura con suavidad.

-que paso…?
-Jae y Chun se fueron…-contestó el mayor volviendo a acariciar el cabello del delfín-les parece si nos vamos a casa? Los chicos no regresarán y no tiene caso que ensayemos si falta la mitad de nosotros
-ok…
-vienes con nosotros Minnie?
-claro!-sonríe-ya cuando me llamen iré a casa…
-quien te llamará?-curioso el castaño miraba al menor
-ah…esto…yo…-nervioso bufando y bajando la mirada ante la expresión que se había formado en el rostro del mayor- Lee…
-Lee?-alegre-ya tienes novio?
-sólo…estamos saliendo Junsu ah…-cogiendo su bolso del suelo intentando dejar a un lado el tema
-y que Lee? Lo conozco?-cogiendo también sus cosas notando como Yunho cogía las de Jae y Yoochun
-le has visto…no lo conoces…
-todos lo conocemos Min-le refutó el líder con molestia
-no es verdad!-le espetó el menor con dureza-ninguno de ustedes lo conoce, sólo lo han visto, no saben absolutamente nada de él, ni de cómo es…-frunciendo el ceño
-no te enfades Min…-acercándose a él el castaño luego de haber cogido el bolso de Yoochun de manos del mayor-no puede ser tan malo Yunho ah…no tienes por qué atacarle así
-no lo estoy atacando
-si lo estás haciendo! Siempre lo haces!
-no me grites Changmin, sabes que sólo me preocupo por ti
-no te preocupas! Sólo quieres hacerme ver que estoy mal! Y no es cierto! Es sólo que no es como tu hubieras querido! No todo tiene que funcionar a tu modo Yunho! En vez de preocuparte por cosas que no te importan podrías comenzar por preocuparte por Jaejoong eh?
-no metas a Jae en esta discusión por que sabes que no te conviene!
-ya, ya basta!-se apresuró Junsu antes de que la pelea en serio comenzara a ser preocupante-no discutamos por estas cosas está bien? Si Min está contento…ya hablaremos de esto…ahora iremos a casa y compraremos un pastel…de acuerdo?

Ambos chicos asintieron suavemente negándose a mirarse a los ojos, Yunho preocupado, Minnie molesto…

Mientras Jaejoong servía un par de tragos y observaba a Yoochun que sentado en el sillón parecía hundirse en si mismo, en sus pensamientos, en sus desgracias…en sus errores, casi tan o más demacrado que aquel día en que había llegado y le había encontrado en ese estado deplorable de abandono.

-me contarás que sucedió?-suavizó entregándole un vaso con un poco de licor
-…-asintiendo con la cabeza al hacérsele un nudo en la garganta
-Yoochun…sabes que esperaste demasiado para confiar en mi verdad?
-no podía contarte yo…me prometí hacerlo solo…-bajando la mirada
-…-palmeando suavemente su espalda
-Junsu me odiará por esto pero yo…-apretando fuerte el vaso entre sus manos-sólo quiero que sea feliz…-una lágrima cayendo por su mejilla-no había otra manera…sólo le hacía daño y no…no lo sabía, no tenía idea de…nada de lo que pasaba en su vida…-sollozo mal contenido
-si no te lo dijo no podía ser tan malo…
-lo era!-mirándolo a los ojos- lo era y no fue capaz de decírmelo!!
-…-
-lo era y nunca fui capaz de hacer nada por él…
-Chun…
-Su padre…su padre me llamó…
-el padre de Junsu?-sorprendido
-dijo que, sólo q-quería hablar-comentó entre sollozos- no quería que Junsu lo supiese y yo…no pude decirle que no…sólo íbamos a tomar un café…sabía que algún día tendría que enfrentar al señor Kim, lo sabía pero yo…tenía tanto miedo…-el vaso entre sus manos rompiéndose por la presión quedándose incrustado en una de sus manos
-Yoochun!!-poniéndose de pié para traer un paño húmedo de la cocina y atender el corte lo más pronto que podía

Miró sus ojos ausentes de los cuales no dejaban de caer las lágrimas mientras observaban con miedo el corte en su mano sin hacer nada hasta que retiró el vidrio con cuidado y un quejido escapó de sus labios cerrando los ojos.

-me duele…
-lo siento…-apoyando el paño húmedo en la herida
-no te preocupes…
-…voy por el botiquín…no hagas nada, ya vuelvo

El menor asintió mientras cogía el paño húmedo y seguía presionando la herida y Jaejoong caminaba con rapidez hacia el baño donde encontró sobre una repisa lo que buscaba

-aquí estoy…-volvió a acercarse para limpiar la herida
-lo siento…
-no tienes nada que sentir Yoochun ah, estas cosas le pasan a cualquiera…
-gracias por estar aquí Jae…-bajando la mirada y volviendo a sollozar suavemente
-no tienes nada que agradecer…-besando suavemente su mano
-el me dijo…me dijo…que estaba discutiendo con…con la señora Kim por que…Junsu les contó que…estábamos juntos, que vivíamos juntos y él…-temblando- dijo que no quería un hijo marica…
-Yoochun…
-que la culpa era mía, que había golpeado a Junsu por mi culpa cuando nunca le había tocado un pelo, que estaba destruyendo su matrimonio, que era un egoísta, que le estaba quitando a su hijo…!!-ahogándose en su propio llanto

Y los propios ojos de Jaejoong se humedecían al escuchar esas crueles palabras, y se imaginaba sí mismo en una situación así, delante de un café frío con el padre o la madre de Yunho enfrente diciéndole que era él quien estaba destruyendo el mundo de Yunho…

Era simplemente horrible…era cruel…

Y Yoochun ya no podía más que esconderse en su regazo rompiendo en un amargo llanto.

-no podía…-sollozaba- me pidió que no le dijera a Junsu que por su culpa yo le estaba dejando en paz por que él sabía que Junsu sufriría, pero dijo…que estaba seguro que su hijo se repondría pronto, por que el jamás había sido así…dijo que si no me alejaba de él, se encargaría de hacernos la vida imposible, a Junsu y a mi…no podía permitirlo…no podía- sintiendo los labios suaves de Jaejoong en su mejilla
-ya basta…entiendo…-volviendo a besar su rostro
-no quiero seguir así Jae…no puedo seguir sin Junsu, no puedo si él no quiere apartarse!-rompiendo nuevamente en llanto-por que no tengo la fuerza…por que si no lo hería yo su padre lo haría y era suficiente…era suficiente…
-Junsu entenderá…te juro que Junsu entenderá…
-no quería esto para nosotros…no quería…
-sabes que nadie quería esto…sólo intentaste cambiar un dolor por otro que creíste menos intenso…sólo creíste hacer lo correcto…
-pero si vuelvo…si voy a buscarle su padre le hará daño, buscará la manera de hacernos daño y no quiero eso…no para él…yo ya le hice daño…no otra vez Jae…no para nosotros…

Y Jaejoong sólo besó suavemente sus mejillas con cuidado una y otra vez mientras secaba sus lágrimas y le susurraba dulces palabras de aliento, por que ahora estaba convencido de que en el interior de Yoochun las ganas y la necesidad de volver a estar con Junsu estaban creciendo.

Pero también se estaba instalando en su corazón el miedo de hacerle aún más daño, o bien, de no poder detener el daño que su padre quisiese hacerle.

-sabía que aún lo amabas con locura…-susurró a su oído haciendo sonreír al menor contra su hombro
-como no hacerlo…-murmuró con la voz completamente quebrada-como dejar de amarle…
Y Changmin se sentaba aún algo molesto en el suelo de la sala buscando un juego para liberar el estrés mientras prendía la play, si Lee llegaba primero al departamento lo llamaría verdad?

Y Junsu olvidando por un momento sus propios problemas se acercó al chico mientras Yunho se daba una ducha y se sentaba a su lado

-Hey…Minnie…
-que quieres Junsu
-no te molestes conmigo, no quieres contarme quien es ese chico?-intentando sonreírle amablemente
-tampoco te gustará…-cedió un poco
-Minnie…dijiste que no lo conozco, no puedes decidir por mi eso…
-Lee, Song Lee…el chico del cuerpo de baile, el de los ojos verdes que intentó ligar contigo hace unos meses…
-…
-…-cogiendo uno de los juegos con algo de brusquedad
-no puedo decirte que me guste…pero si tu estás feliz esta bien, no?-sonriéndole cálidamente

Y Changmin sonrió triste antes de que una lágrima resbalara por su mejilla y Junsu se acercara acurrucándolo suavemente haciéndolo sonrojar.

-eres el primero que dice eso…-murmuró dejándole abrazarle con suavidad
-nada más importa Changminnie…nada más importa si tu eres feliz…-sonrió con sinceridad-ni lo que los demás piensan, ni lo que esperan de ti, nada importa si eres tú quien quiere seguir luchando…
-de verdad lo crees?
-de verdad lo creo-sonriéndole con sinceridad
-Yunho lo odia
-la gente puede cambiar, también creo eso…
-gracias Junsu-besando su mejilla con gratitud-muchas gracias…
-Cuando lo conoceremos?-alegre
-quieres conocerlo?-sorprendido sonrojándose
-el no quiere conocernos?
-no lo sé…es decir…Yunho, cenó con nosotros un día pero no fue…la mejor idea…
-yo no voy a juzgarlo Min…sólo quiero conocerlo, quiero que cambie esa imagen que tengo de él…-sonriendo
-hoy en la tarde irá a casa…-sonrió con las mejillas sonrosadas
-iremos a cenar a casa de Minnie!!-se puso de pié Junsu golpeando la puerta del baño.

Y Changmin sonrió riendo alegremente una vez más al verlo alejarse hacia la cocina, Junsu se veía más alegre y él no podía evitar sentirse más animado también, pensó, como era posible que aún con todos los problemas que tenía podía tener tiempo y espacio en su corazón para preocuparse por él.

Sin duda alguna Junsu era una de las mejores personas que había conocido en su vida.

Yunho salía de la ducha con una expresión preocupada…Changmin estaba sufriendo por su culpa, por que él confiaba en Lee, lo amaba…y aunque pensaran todos que no era lo mejor para él…Junsu tenía razón al decirle que si era feliz…nada podría estar mal, todos tenemos oportunidad de cambiar…y quien mejor que Min para cambiar a un sujeto como él

Debía darle una oportunidad, pensó mientras se adentraba en el closet de Jaejoong sacando algo de su ropa para caminar luego hacia la sala donde los dos jugaban play station.


En tanto en aquel departamento solitario en medio de Seoul la puerta se abría lentamente, con suerte no habría nadie dentro todavía, se acercó a la cocina y suspiró fuertemente

-Min estas en casa?-llamó asomándose nuevamente a la sala

Sonrió al no recibir respuesta, quería hacer tantas cosas esa tarde, pero comenzaría por preparar la cena para muchos, aunque no fuera su especialidad…quería conocer el mundo de Changmin, sí, para eso le había pedido que llegara a casa, para luego llamarlos y cenar todos juntos, para conocerlos y que le conocieran, que cambiaran sus perspectivas sobre él…

Era un paso realmente importante para él, nunca había conocido a la familia de alguien con quien estuviese saliendo, o más bien acostándose…y lo peor era que a todos los había visto, con todos había entablado conversaciones, había intentado ligarse a uno de ellos varios días, y estaba claramente seguro de que cada uno tenía una idea predispuesta a lo que era su persona…

Pero aquello no sería un impedimento para que su relación con Min prosperara

No serían más obstáculos para que pudiera hacer feliz a Min…

Y finalmente estaría bien consigo mismo para decirle que le ama aún más seguro que el susurro apresurado y nervioso que dejo escapar aquella tarde antes de correr a refugiarse en el ascensor con el corazón latiéndole con fuerza y las mejillas sonrosadas, sin querer ser partícipe aún de la expresión que había quedado impresa en ese rostro que a sus ojos, era el más hermoso del mundo

Y mientras se disponía a sacar lo que había comprado con tanta dedicación esa tarde para cocinar se sonrojaba recordando las tantas cosas que había hecho con Min que jamás antes hubiesen pasado por su cabeza, como había dejado de visitar lugares como lo fueran bares o discotecas en las que sabía saldría con alguien en el auto, como había dejado de pensar sólo en el sexo…como estaba inmensamente feliz con lo que Min podía ofrecerle

Pero sentía miedo, por que el mismo sabía que lo que los demás pensaran de él no era infundado, que él se lo había buscado por que él era así…por que tenía esa necesidad de salir y divertirse en grande…no que la hubiese sentido…pero no podía evitar recordar las miradas desaprobadoras de Yunho…y aquella frase que parecía estar grabada en los ojos del moreno

“nadie cambia de un día para otro”

Yunho no estaba confiando en él…

Y él mucho menos lo hacía…


-Yoochun ah…-terminando de vendar su mano y mirándolo a los ojos con una sonrisa llena de ternura-…quieres que vallamos a casa de Min?
-a casa de Min…?-respondió refregando sus ojos rojos por el llanto con su mano herida
-no te hace bien quedarte aquí solo…y te llevaría a mi departamento si no supiera que Junsu debe estar ahí…no quieres verlo de nuevo hoy verdad? O si?

Y la duda se asentaba en su corazón otra vez, por que no podía ya decir, que no quisiera ver al chico, por que sabía muy bien que era mentira, decir que no esperaba verlo, que no esperaba por lo menos intentar…hacerlo regresar…

Aquella conversación con Jaejoong había servido para mucho más que para hacerle entender que no había nada mejor que tener a Junsu a su lado, había servido para demostrarle que no sólo el estaba tan mal, pero que Junsu estaba haciendo esfuerzos gigantes por quedarse en su vida…por no permitirle a él mismo apartarlo…

Por que Junsu tenía en mente algo mucho mas importante que un sufrimiento o dos, tenía el amor que sentía por él…y la confianza de que todo podía cambiar aún, la confianza de que a pesar de como lo pudo haber tratado, de las cosas que pudo haberle dicho y hecho creer, a pesar de las explicaciones que no le había dado…y de las cosas con las que había tratado de engañarle, él seguía siendo el mismo Yoochun de quien se había enamorado.

El mismo Yoochun que jamás había querido dejar de ser.

El mismo que…

-Jae!-levantándose del sillón
-sucede algo malo?-volviendo del baño donde había dejado el botiquín
-nada…es decir…-bajando la mirada sonrojándose-mi muñeco…está en mi bolso…
-quieres ir por él?-sonrisa tierna en sus facciones
-…-asintiendo suavemente
-seguro y Yunho ya se lo ha llevado a casa….

Y ahí estaba otra vez dudando entre si quería volver a verle a la cara después de lo de esa tarde….

Después de haberle dicho que tenía que desaparecer de su vida

Después de haberle dicho que no le llamara Chunnie

Después de haber escuchado sus ruegos por quedarse y haber visto sus lágrimas

No sabía si ahora tenía cara

Para pedirle regresar.

-mejor vamos a ver a Min…ya iré por el bolso mañana…-sonrió con tristeza rendido al temor de ver en sus ojos el dolor una vez más.









Capitulo 8

Jaejoong caminaba lentamente por entre las repisas…le llevaría un pastel a Min, sabía como le gustaban y hace ya tiempo que no se daba una vuelta por aquel apartamento, sería lindo llevar un regalo y unos dulces.

Chunnie le esperaba en el auto, la mirada baja, sabiendo lo cobarde que estaba siendo al no querer verle a la cara, la verdad era que no quería verle llorar de nuevo, por que volvería a quebrarse, por que no era capaz de ver a Junsu sufrir de frente y él intentar de nueva cuenta hacerle daño…

Jaejoong sonriendo se acercaba al auto dejando una torta en sus manos sonriéndole dulcemente al verlo iluminar por segundos su mirada, lindo gesto para Min.

El chico manejó en silencio hasta la casa del menor, Yoochun parecía perdido en su propio mundo y él tenía que darle su espacio…por que ya había hecho un esfuerzo muy grande para contarle todo aquello sobre el padre de delfín…desvió la mirada hacia su rostro pensativo y volvió a imaginarse frente al padre de Yunho en esos momentos…

Sacudió los cabellos, no eso jamás pasaría, y sus pensamientos vagaron igual que los de Yoochun hacia el moreno, en sus besos, en sus caricias, en sus palabras y sus prioridades, se lo había dicho muchas veces, y aunque Yunho le asegurase que era lo más importante para él no terminaba de creérselo, por que el chico no estaba demostrándoselo, el trabajo siempre estaba delante de todo, delante de ellos, de su relación…muy por sobre él…

Le quitaba tiempo que era suyo, y que no quería seguir perdiendo…se preguntaba si alguna vez el menor había tomado en serio sus palabras…

Un bufido escapando de sus labios llamando la atención de Yoochun que de pronto se percataba de que Jaejoong tampoco estaba viendo por donde manejaba

-Jae…
-eh?-mirándolo
-el departamento de Min queda una calle atrás-mirando por la ventana
-aish es cierto...-rió de su propia estupidez
-en que pensabas eh?
-nada Micky…nada importante…
-sucedió algo con Yunho ah?-analizó su rostro
-no tienes que preocuparte por mi Yoochun ah…
-claro que tengo que hacerlo
-no sucedió nada…nada malo…
-seguro?
-ya basta Chun…yo no soy como tú…si algo realmente me preocupara serías el primero en saberlo…
-lo siento…-bajando la mirada
-no tienes nada que sentir…-mirándolo con cariño
-debí…
-Ya no importa-sacudió sus cabellos con suavidad regalándole una maternal sonrisa-…lo que importa es lo que vallas a hacer ahora Chun…lo que Junsu espera de ti…
-…-volviendo a bajar la mirada-no sé si pueda ya hacer algo…
-claro que puedes hacerlo-deteniendo el auto frente al edificio mirándolo fijamente-yo esperaría a que Yunho hiciese algo por los dos…
-Junsu no eres tú…
-y eso hace que prefieras verlo sufrir como lo hace?
-jamás he querido verlo sufrir!-mirándolo a los ojos
-por eso mejor escóndete Yoochun ah! Mejor no pienses en que es lo que quiere para él y evítalo…así quizás le haces menos daño…-bajándose del auto con rapidez y el seño fruncido
-hey jae!-bajando del auto tras el-jae espera no quise…-tomando su mano para detenerlo
-lo que sucede es que eres igual que Yunho!-soltándose bruscamente-piensas solo en ti! En lo que priorizas! En lo que es mas importante para ti! Y lo que Junsu quiere ah? Lo que Junsu espera de ti no cuenta?! Yo trato de entenderte pero tampoco puedes pensar sólo en ti! Por que me pongo en el lugar del delfín y sabes que es lo que hay? Unas ganas infinitas de que vuelvas, de que te acerques, de que tan sólo le sonrías…! Y tu estás pensando en no hacer nada por el? Que clase amor es esa eh Yoochun ah?!
-la clase de amor que no quiere hacerle más daño! Esa clase de amor es!
-ni siquiera estás escuchando…
-eres tú el que no está escuchando! No puedo llegar y volver a su vida como si nada!

El mayor se soltó de su mano bruscamente volteándose para subir al ascensor sin esperarle… es que no podía creer que Yoochun estuviese esperando aún decidir que hacer…que no le basta ver a Junsu como estaba? Que….respiró profundamente antes de mirar hacia arriba notando que había olvidado el pastel en el auto…tomó su teléfono y marcó a Yoochun reprendiéndose mentalmente por haberle gritado de esa manera.

Es que aquella manía de no pensar en lo que Junsu quería le había sonado tan a Yunho…tanto que no había podido evitar enfadarse…por que aquella discusión estaba pendiente con el líder, sabía que en un momento iba a explotar, pero definitivamente debía haber sido con el moreno y no con Yoochun…

-Chun la torta de Min está en el auto…
-quieres que valla por ella?..-murmuró con voz suave
-te dejaré las llaves en el felpudo de Min…
-ok…

Cortó la comunicación y suspiró fuertemente sonriendo levemente, sabía que podía hablar así con él luego de haber discutido, por que había algo más que simple compañerismo, había amistad y cariño….había comprensión…

Había soltado lo de Yunho sin pensar…no quería discutir con el moreno pero necesitaba que le diera…amor y seguridad…compañía y tiempo…que le demostrara no sólo con palabras cuanto le amaba, cuanto le necesitaba…que no recordara sólo en la cama, que le encantaba que le hiciera el amor…que no tapara con horas de trabajo sus discusiones…

Tocó el timbre con la cabeza baja y aquella expresión que sin querer delataba que no se sentía de lo mejor y cuando esta se abrió le dejó ver como un chico alto y castaño de preciosos ojos verdes le miraba sorprendido desde el umbral.

Una sonrisa que se tornaba algo diferente en aquellos delgados labios que llamaron su atención sin quererlo un sonrojo en sus mejillas y la mirada clavada en aquellas orbes desconocidas, ¿se habría equivocado de departamento?

Y no pudo evitar perderse en su mirada por unos momentos, ver como aquellos ojos se quedaban también prendados a los suyos dándole aquella sensación de que no era el único en esa situación y que tenía el control.

Sus mejillas se tornaban rojizas al verle sonreír, despertando en su interior algo por lo que no dejaba de sentir curiosidad, casi ansioso de lo que pudiese escapar de esos labios, por que su corazón había comenzado a latir de una manera diferente a como lo hacía y aquello asustaba…pero a la vez le atraía un poco más cerca…

Un beso delicado en su mejilla y otro sonrojo brusco, la mirada baja para carraspear antes de conseguir decir algo y mostrarle que no estaba afectado por aquel atrevido acercamiento por parte de un desconocido

-está Min?

Y aquello bastó para bajar a Lee de la luna en que lo había sumido la expresión de superioridad en el rostro de Jaejoong por que a simple vista había visto en sus ojos aquello que había traído de vuelta al chico que no quería ser…desvió la mirada unos segundos permitiéndole entrar en el departamento caminando delante de él

-Min no ha llegado aún pero…puedes esperarlo supongo…-caminando hacia la cocina sin mirarle de vuelta
-sí, gracias…-sentándose ne el sofá

Jae le observó ir hasta la cocina sorprendido…el era Song Lee? Lo había visto muy pocas veces en la empresa…o era que estaba tan ocupado pensando en Yunho que no había reparado en lo guapo que era…sonrió de medio lado, ¿estaría cocinando para Min? Que ternura…aunque ne la puerta le había parecido mucho más que eso…le había parecido sexy…

¿Qué demonios estaba pensando? Desvió la mirada algo sonrojado

-quieres tomar algo?-su voz sorprendiéndole
-nada no te preocupes…poniéndose de pié y mirándolo fijamente antes de tenderle su mano- Kim Jaejoong-su mirada llena de algo que le estaba siendo imposible controlar
-Song Lee…-contestó con otra sonrisa menos tensa que la anterior estrechando su mano suavemente-seguro no quieres algo?-ladeando algo su cabeza hacia la cocina
-ok…-siguiéndolo a paso lento

Deslizó su mirada por todo el contorno del chico deteniéndose en su trasero subiéndola nuevamente sacudiendo la cabeza, por dios que sucedía con él? No nadaba por la vida escudriñando así a los novios de otros…menos al novio de Changmin…

Lo observó sacar un poco de licor de alguna botella y se sorprendió ¿desde cuando Min tenía licores? El ambiente había vuelto a tensarse, por que ellos estaban demasiado ocupados pensando en lo que les provocaba el otro como para reparar en algo más que en el hecho de que aquello no debería estar pasando

Jae carraspeo un poco ante la mirada que le dedicaba el chico en tanto llevaba el licor a sus labios y sonreía cunado este desviaba la mirada hacia la cocina quizás reprendiéndose mentalmente al igual que él cuando el sorprendía con los ojos clavados en su persona

El timbre sobresaltándolos a ambos y recordándoles que lo que hacían no estaba nada bien…por que estaban completamente seguros de lo que estaba pensando el otro…

-Debe ser Yoochun…-caminando hacia la puerta
-no te preocupes-deteniéndolo al poner una mano en su cintura en el marco de la puerta acercándose quizás más de lo que debía-yo voy por él…

Una sonrisa llena de algo que no supo identificar y un sonrojo fue todo lo que quedó antes de que le viera desaparecer en el pasillo, bufó sacudiendo de nueva cuenta los negros cabellos, no estaba bien, no estaba nada bien coquetear así con otros chicos, no estaba nada bien por que era el novio de Min, no estaba bien por que Yunho llegaría en cualquier momento y…

¿Qué importaba lo que pensara Yunho?

Que viera! Eso quería que le viera! Que se diera cuenta de que no estaba sólo en el mundo y que había muchos otros chicos que se fijarían en él, que les importaría poco el trabajo al tratar de ligárselo y que él estaba necesitado por un poco de cariño por un poco de sonrisas cargadas de deseo y miradas lujuriosas, necesitado de saber que podía hacerle olvidar todas esas cosas con una mirada, necesitado de que no olvidara amarle cada segundo….que estaba cansado de que le pusiera horarios a su amor…por que él no estaba para marcar tarjeta…

-tu…?
-Song Lee-tendiéndole la mano al pelinegro
-oh eres el chico de….-sorprendido
-el cuerpo de baile
-valla, puedo pasar?
-claro! Jaejoong vino hace unos segundos está en la cocina-cerrando la puerta tras Yoochun quien traía la torta
-no sabía que Min tuviese novio-se asomó a la cocina la ver a Jaejoong sonriéndole a modo de disculpa
-ya ves…el pequeñín se lo tenía bien guardado…-rió suavemente intentando parecer natural
-y te tiene cocinando?-sonrió Yoochun al chico de ojos verdes
-no es eso!-rió-lo que sucede es que hoy iba a invitarlos a cenar-desviando la mirada de Jaejoong-…pero ya que están aquí…voy a buscar algo a la habitación ya vuelvo

Tenía que salir de delante de ese chico como fuera, respiró profundamente en la habitación del castaño, ¿le había estado coqueteando? ¿Qué diablos pasaba con el? ¿no estaba con Yunho? Era guapo sí, nadie podía negarlo, ¿pero de ahí a intentar ligárselo en el propio departamento de Min? Era una locura…

No quería hacerlo

No quería echarlo a perder

No quería perder todo lo que ya había ganado con Changmin

Debía controlar eso que no quería dejar salir, debía respirar profundo y dejar en claro que él no sería parte de ese juego que el otro chico quería comenzar, por que podía verlo en sus ojos, pero si a él no le importaba herir a Minnie, a él si le importaba y mucho…


------------------

-Lee?
-soy yo, Min…
-como estás? Ya estás en casa?-su voz dulce
-si aquí estoy…creo que no podremos hablar cuando llegues a casa…
-lo siento…le prometí a los chicos que cenaríamos en el departamento y…
-no importa no importa-sentándose algo más aliviado sobre la cama suspirando, la voz de Min parecía traerle de vuelta lentamente, sin dejarle espacio para creer que evitar a Jaejoong sería difícil- puedo decírtelo ahora?-comentó devolviendo el cariño en su voz
-claro…
-quería decirte que…es algo difícil sabes?-riendo nerviosamente-yo…quiero entrar un poco más en tu vida Min…quiero…demostrarte que estoy en el trabajo…y también aquí…que estoy en casa para ti…

El pelinegro deteniéndose fuera de la habitación para escuchar lo que conversaba

-Lee…-susurra emocionado
-quiero que sepas que te amo-sonrojándose- y que no quiero estar en tu vida sólo cuando tengamos tiempo para ocultarnos del mundo…quiero estar para ti siempre…quiero conocer tu mundo Min…conocer a tus amigos y…a tu familia…por que sé que son importantes para ti y ahora los son para mi también…quiero demostrarles que pueden confiar en mi para estar a tu lado…quiero que todos, incluyéndote cariño…estén seguros de que no estarás mejor que a mi lado…que estés seguro de que puedo amarte como te mereces…

El silencio al otro lado del teléfono le pudo nervioso haciéndole respirar con algo de dificultad, Changmin le dedicó un suave te amo y limpió una lágrima en su mejilla, por que había esperado demasiado para oír algo como eso…demasiado para esperar por ese tipo de seguridad…

El pelinegro bajando la mirada con una triste sonrisa antes de volver a la sala con Yoochun, eso era algo que siempre había esperado que saliera de labios de Yunho…

Y la envidia comenzaba corroerle y aquello no era bueno

Por que sabía que cuando quisiera podía tener a ese chico en su cama, y no a Yunho…
Sabía que el estaba intentando amar como nunca a Min y Yunho daba por hecho que él no necesitaba palabras como esas
Sabía que a pesar de que quisiese un poco de atención como la que Min recibía, de Yunho jamás la tendría.

Y cuando Lee volvió de la habitación algo más sonriente y relajado comunicando que Min y el resto llegarían en poco tiempo

Una sonrisa melancólica se apoderó rápidamente de labios del pensativo Jaejoong que miraba por la ventana sin dejar de tomar su trago

Y los ojos de Yoochun parecían brillantes y nerviosos comenzando a mirar la hora cada tanto, intentando encontrar la mirada de Jae para que viese que estaba aterrado, que no había ido allí planeando ver a Junsu, que no sabría que hacer cuando este tocara la puerta y mucho menos cuando le mirara a los ojos…

…por que se había plantado en él eso que nunca se detuvo a pensar antes…

¿Qué era lo que Junsu esperaba de él?









Capitulo 9

-chicos esto no puede volver a suceder mañana me oyen? Su escucha…se que esto te tiene mal…-el pelinegro bajando la mirada- pero no podemos continuar largándonos así del trabajo…
-lo sé hyung…

El camino en el ascensor había sido en silencio, Min continuaba algo molesto con Yunho y Junsu no estaba realmente de ánimos para nada, sólo pensaba, recordaba aquel camino que hacía apresurado en el ascensor cuando sabía que Chun había llegado primero del trabajo o cuando salían algo acalorados de aquel estrecho lugar…una sonrisa suave se dibujaba en sus labios y un abismo de tristeza se abría en sus ojos.

Jamás pensó que algún día fuese a perder aquello, aquellas sonrisas, aquel respirar acompasado contra su pecho en las mañanas cuando había sido él quien terminase acurrucando al mayor entre sus brazos, aquellos desayunos entre sonrisas y las burlas que juntos hacían a la televisión…

Las horas de trabajo mirando aquel perfecto cuerpo a través del vidrio moviéndose acompasadamente, sabiendo que luego tendrían a aquel deseado chico en la cama, riendo ante las pervertidas ideas que muchas veces compartían.

Y ahora que bajaba del ascensor junto a Yunho y Minnie parecía tan lejano…parecía casi imposible y sufría, sufría por que su mente albergaba ahora la idea de que nada volvería a ser como antes, que pronto debería buscar un nuevo apartamento y una nueva vida, una que no quería ya compartir con nadie más…

Perder a Yoochun había marcado inevitablemente su vida, le había hecho saber lo cruel que podía ser todo, lo fácil que era para otros olvidarse de un sentimiento que el consideraba único y especial, lo difícil que era para él olvidar y empezar de nuevo…

Pero en el fondo de su pequeño corazón estaba seguro de que nada era como parecía, por que creía en Yoochun tanto como ni siquiera lo hacía en sí mismo, por que el chico del que se había enamorado jamás le habría hecho algo sí, jamás le habría mentido…jamás habría roto de aquella manera todas sus dulces promesas de esa vida que comenzaban a llevar juntos.

-Yunho ah…-suspiró Min antes de abrir la puerta-yo…
-siento haberme comportado así antes…- le miró el mayor con ternura-sabes que sólo me preocupo por ti…
-dale una oportunidad hyung…sólo dale una oportunidad para demostrarte que no pudo haberme pasado algo mejor que él…
-se la daré Min…

Una sonrisa haciéndose dueña del menor al abrir la puerta y asomarse escuchando las voces que venían desde la cocina…

¿Lee no estaba sólo?

Y de pronto su corazón asustado comenzaba a latir con violencia, tragó duro saliva y se encaminó con pasos rápidos a la cocina, su mente comenzando a rememorar todas aquellas veces en que el mundo le había dicho que no era bueno enamorarse así…no si se seguía desconfiando…

Su mundo deteniéndose al entrar en el lugar y ver a Jaejoong de espaldas a él terminando una cena que sin duda alguna Lee había comenzado hace poco tiempo, Yoochun riendo alegremente sentado sobre el mesón y Lee haciendo extraños gestos antes de voltear hacia él.

Sorpresa

Al encontrar a sus hyungs conversando alegremente con su novio el cual sin quitar aquella alegría del ambiente se volteaba hacia él y repetía aquel amoroso apodo con el cual le llamaba constantemente

Una sonrisa

Por que fue todo lo que necesitó para corresponder la mueca en labios del chico que se acercaba a él con pasos rápidos intentando descifrar que era lo que pasaba por su mente al poner aquella expresión de total desconcierto al mirarle directamente

Alivio

Lo que sintió al verlos a todos voltear hacia él con esa expresión preocupada al no entender el por qué de su reacción aún cuando Song Lee le tomaba dulcemente de las mejillas

Un beso

En el cual sentía dejar correr todos aquellos asustadizos pensamientos que se calaban hondo en su corazón y que parecían desaparecer entre los labios suaves y delgados de aquel que le besaba con amor lamiendo sus labios entre abiertos antes de que sus bocas se amoldaran en una danza de cariño interminable

Lágrimas

Corriendo sin detenerse por sus mejillas al ladear su rostro para encajar aún mejor sus labios en esa boca sintiendo la calidez de sus manos apartarlas algo asustado intentando terminar ese beso para descubrir que sucedía sonriendo cuando Min no le dejaba escapar

Protección

Lo que sintió al verse rodeado por esos firmes brazos y aferrarse con fuerza a aquella camiseta azul que él mismo le había regalado hace unos días y en la cual no dudó seguir derramando en pequeñas gotas su sentir

Ternura

En esos besos castos en su cabello que le dejaban claro una ves más que seguía sin tener verdaderos motivos para dejar que la inseguridad hiciera mella en él de ese modo, que le recordaban que no tenía razones para sentirse amenazado por que esas hermosas sensaciones serían su sustento…ya no más su tormento…


Yunho llamándole desde la sala y él hundiéndose aún más en los brazos del castaño que no hacía más que abrazarle dulcemente, escondiendo su rostro en su hombro respirando profundamente no queriendo que sus compañeros observasen la facilidad con que el chico de ojos verdes conseguía arrancarle las lágrimas, no queriendo que viesen lo débil que podía ser ante aquello.

Jaejoong tragando duro antes de que el rostro de Yunho con una sonrisa amable pareciera refregarle en la cara lo que había estado pensando hacían unos momentos, los deseos irrefrenables que había tenido de demostrarle tantas cosas y que ahora al verle acercarse a él y tomar su boca con una suavidad inesperada le parecían tan pero tan estúpidos.

Tanto que pensaba que podría ahogar todo aquello en ese profundo y oscuro mar que se abría para él en esas hermosas orbes castañas…

-Boo…que mañana no se repita eso de largarse así del trabajo eh?-acariciando su mejilla-sé que Chun lo necesitaba-susurró-pero hay que ser conscientes…
-está bien…lo siento…-bajando la mirada

Pero que con unas simples palabras escapando de aquellos labios que adoraba volvían a nacer tan fuertes como si hubiese estado negándose a aquello durante meses…demostrándole una vez más que había soportado aquello por demasiado tiempo…y que no estaba dispuesto a seguir fingiéndole esas ya completamente falsas sonrisas…

Y Yoochun se bajaba del mesón con rapidez sintiendo sus mejillas arder y su corazón apretarse un poco más dentro de su pecho, sus manos comenzaban a temblar y las apretaba en puños emitiendo una leve queja al recordar que llevaba un corte en una de ellas y que estaba no hace mucho vendado

Junsu aún permanecía en la sala…el miedo le había consumido las esperanzas de un momento a otro y ahora la ternura de la confianza parecía haberse esfumado a algún lejano lugar, por que escuchar sus risas tan alegres como él no había podido provocarlas en mucho tiempo le dolía…

Por que se daba cuenta de pronto que aquella expresión fría y desolada el mayor sólo la guardaba para él…

Que no le hacía falta su presencia para volver a respirar bien

Para poder reír con aquella naturalidad que estaba casi olvidada…

Aquella que Chun ya no tenía para él…

Y sus manos comenzaban a sudar antes de que las fuerzas de avanzar un poco más vinieran a él.

Pero Yoochun sabía…sabía que no podía continuar esperando que Junsu luchara a solas por los dos, observó con cuidado como Jaejoong evitaba la mirada de Yunho aún cuando le sonreía dulcemente y a Min apretando un poco más entre sus brazos a Lee sin dejar de hundir el rostro en su cuello.

Y descubrió que no quería nada de eso para él y su delfín, descubrió que no quería que el pequeño le evitara de esa manera por olvidar lo que esperaba de él, para poder seguir confiando en un estúpido como él ni que llorara en su hombro presa de un miedo que él era incapaz de borrar de su mundo.

Caminó con prisa por ese pasillo que de pronto le pareció más largo que nunca y con el rostro afligido se asomó al lugar murmurando casi inaudiblemente

-Junsu ah…

Pero había esperado demasiado eso como para que sus oídos no captaran aquel susurro que le había sonado mucho más tierno y dulce que cualquiera de los tonos que el mayor hubiese usado con él desde hacía ya mucho tiempo, y volteaba el rostro con rapidez abriendo muchísimo los ojos al ver como el mayor le observaba estático desde el marco de la entrada al pasillo pero observándole a los ojos.

Queriendo por vez primera ser consciente de su dolor, de su sufrimiento, de sus miedos, de lo que no quería perder.

Sus labios temblando y queriendo pronunciar ese nombre que el mismo ratón le había pedido no dijese, la voz no saliendo de su garganta, las lágrimas amontonándose en sus ojos, el aire faltándole en los pulmones, su mirada clavándose en el suelo.

No podía entender por qué ahora aquellos ojos parecían regalarle tantas cosas cuando habían sido sólo frío hielo durante días, no podía entender por que le llamaba tan dulcemente cuando sólo había intentado herirle por semanas…

¡No entendía!

-Susu ah…-sintiendo en sus ojos acumularse las lágrimas al ver caer una de ojos de su delfín
-no…no me llames así…-murmuró con un sollozo mal contenido

No podía creer que hubiese dejado escapar aquello de sus labios, no podía creer que la voz le hubiese dado para eso y no para reclamar una vez más su nombre…y levantaba asustado la mirada descubriendo que el mayor volvía a ocultarle la suya, volvía a negarle tantas cosas.

Sus labios queriendo pronunciar un lo siento…
Su voz volviendo a negarse a salir…

-lo siento yo…-adelantándose un paso asustado hacia él
-no pasa nada…-murmuró ronco dando media vuelta
-Yoochun por favor…-sollozó inevitablemente avanzando unos pasos y cogiéndole de la camiseta con suavidad-por favor ya no más…

No fue capaz de alejarse, de quitarle otra vez ese apoyo que necesitaba, de arrebatárselo como tantas veces, el pequeño sollozando nuevamente al ver que no se estaba apartando acercándose un poco más a su cuerpo para apoyar su frente en la espalda del pelinegro, sus lágrimas cálidas empapando su camiseta y sus brazos aferrándose a esta como si nada más quedase en el mundo, como su nada más valiese la pena.

Yoochun dejaba correr las lágrimas también al sentirle rodear su cuerpo temblorosamente y sonreía, casi había olvidado esa calidez, esa sensación de sentirse acompañado, protegido, amado…m aún por ese chico que asustado y temiendo que le alejase soltaba su cintura sin dejar de sollozar contra su ropa tomando firmemente entre sus manos la tela de su ropa por los costados y suspiró quejándose quedamente de la falta de ese contacto que le había parecido tan vital.

Una de sus manos dirigiéndose lentamente hasta una de esas que temblaba aferrándose a su ropa y acariciándola suavemente, Junsu sobresaltándose y abriendo los ojos bruscamente ante aquel contacto separándose de su espalda soltando su ropa y mirando aquel cuerpo con miedo, sus ojos volviendo a llenarse de lágrimas sin comprender aún el por que de la indiferencia, el por qué de esas caricias, negando suave con la cabeza pero volviendo a romper en desesperados sollozos al sentir aquella mano apartando la suya para cogerla con ternura y entrelazar sus dedos.

Aquella piel que parecía quemar la suya pero a la que ahora se aferraba fuertemente.

-no me sueltes Chun…-murmuró contra su espalda con la voz quebrada-no me sueltes-solloza-…no lo hagas…no más….
-Junsu…-las lágrimas rodando por sus mejillas en silencio
-no más…no más de esto-volviendo a sollozar-…te necesito…
-Junsu escucha…-sus labios temblando
-po-por favor…-su voz débil

Su llanto calmándose lentamente en aquella espalda, su mano sin soltar el fuerte agarre al que le había sometido el mayor, una sonrisa triste aflorando en su boca, es que no había tenido oportunidad de llorar junto a él…

De hacerle ver como le dolía su dureza,

Su frialdad,

Su indiferencia,

Su desamor…

Por que fuera por lo que fuera estaba seguro no lo merecía, y Yoochun tampoco lo merecía.

Su mano siendo soltada con una suavidad ala que no pudo negarse, por que sabía que aquellas caricias ya no le pertenecían, que aquellas manos quizás eran de otros, que aquella espalda podía estar marcada bajo esa camiseta, que Yoochun ya no estaba su lado…

Se despegó a sí mismo de su espalda abandonándose nuevamente al frío que les envolvía, con los labios secos entreabiertos y los ojos rojos e hinchados mirando el suelo, volteándose para darle la espalda antes de que el otro se girara para evitar que el viese en ese estado.

Y se negó a ver el dolor en aquella mirada, los deseos de tal vez regalar un beso, sus ojos tan rojos como los suyos habiendo tomado el valor para mirarle, sus labios entreabiertos queriendo murmurar tantas cosas que la sensación de vacío no le dejaba soltar desde lo más profundo de su corazón peor que había juntado el valor que por momentos creyó necesario peor que se esfumaba junto a una débil sonrisa al ver como Junsu se apartaba con grandes pasos cogiendo sus cosas y encerrándose en el baño del departamento sin voltear.

Sin escucharle…

Sin dejar nada para él en aquella solitaria sala…


-Yoochun?-Jae asomándose con cuidado al haber sentido el fuerte portazo del baño encontrándolo estático en el pasillo-Yoochun estás bien?

La mirada del chico bajándose hasta el suelo y una de sus manos intentando llevarse aquella humedad temblorosamente

-ya…-abrazándolo con cuidado-esta bien…está bien si lo intentaste…-sonrió contra su hombro
-yo…-un sollozo mal contenido
-shhh…-limpiando sus mejillas- que tal si vamos a dentro?...todos están preocupados…-le sonrió con sinceridad
-vamos…pero Junsu…-volteando
-Yunho ah irá por Junsu en un momento…vamos a hablar un rato, así te distraes un poco…no sabes lo que puede valer que lo intentes Yoochun…

Una suave sonrisa escapando de aquellos labios que ahora dejaban escapar un frustrado suspiro dando una mirada más al baño antes de acceder a ir con Jaejoong.


Lee en tanto había vuelto a adueñarse de la cena y revolvía una olla con lentitud teniendo pegado a su espalda el cuerpo del menor que desde que había dejado de llorar para mirarle con una hermosa expresión en el rostro no se había separado de él.

Y una parte de él estaba feliz de tener al menor así cogido de su cintura…

Mientras la otra sólo se reprendía mentalmente cada vez que cruzaba una mirada silenciosa con Jaejoong intentando cubrir aquella sonrisa que el mayor con algunos casi imperceptibles gestos le arrancaba.

-eh?
-que si falta mucho aún…-murmuró melosamente Minnie en su oído
-sólo un poco mi amor…-suspiró sacudiendo la cabeza y suspirando al mirar la sopa
-hace mucho que no cocinabas aquí…
-es que cuando vengo aquí…
-shhh-el menor callándolo poniendo una mano sobre su boca-ya tendremos tiempo para eso…-besando su mejilla y caminando con los otros hacia él comedor

Lee sonrió riendo alegremente al pensar lo que vendría luego d aquella cena, peor tenía que concentrarse…

En ser quien quería para Changmin…

Y dejar en el olvido de una vez todo lo que Jaejoong con sutiles gestos quería hacerle recordar…










Capitulo 10

Jaejoong entraba en la casa suspirando fuertemente, estaba molesto sí, por que Yunho no tenía derecho alguno a reclamarle nada, mucho menos a criticar su manera de cuidar de los demás, de sus amigos.

Junsu miraba a ambos pelinegros alternativamente olvidándose un poco de sus propios problemas, por que estaba consciente de que el estado en el que Yoochun se fuese solo a su departamento tenía de los nervios a Jaejoong, por que el chico no había vuelto a mirarle a la cara en todo lo que restaba de la cena, ni había vuelto a sonreír, se había limitado a permanecer en silencio y brindar por el novio de Changmin que de paso le había pedido unas rápidas disculpas por su actitud de antes para con él, pero había algo extraño en todo aquello, algo en ojos de ese chico que se perdían cada tanto en la mesa como queriendo esconder algo que no estaba nada bien…pero el menor se veía tan alegre a su lado…

El mayor le sacaba de sus pensamientos tirando el saco sobre el sofá del lugar dirigiéndose sin mirar a nadie a la habitación, miró con cuidado a Yunho que no hizo más que bufar fuertemente rodando los ojos y frotándose las sienes con fastidio, le parecía ridículo que se hubiese puesto así por la pequeña discusión de hace unos momentos

-no puedes andar tras él toda la vida Jaejoong tiene 22 años, tiene departamento y auto, no creo que no pueda manejar a casa-exclamó ya molesto de la insistencia del mayor en acompañar a Chun a casa, sí, estaba celoso, de toda la atención y preocupación que el chico estaba poniendo en el ratón, por que también Junsu lo está pasando mal y el por mucho que este preocupado no corre tras él cada 5 segundos
-pues andaré toda la vida tras el si quiero- cerrando al puerta del copiloto con fuerza
-no golpees el auto quieres?
-…--abriendo la puerta y volviendo a cerrarla con fuerza
-basta Jaejoong
-no importa-abriendo la puerta y bajándose del auto-tampoco tienes que andar tras de mi, tengo un auto también…
-Boo…-lo llamó bajándose también del auto
-déjame en paz-caminando hacia su auto
-Jae vuelve al auto-intentando detenerlo
-déjame en paz Yunho
-Jae por favor-consiguiendo que se detenga-hablaremos esto en casa si? tengo algo importante que decirte-volviendo al auto dejándolo de pié en el subterráneo

Entonces la expresión enfadada del pelinegro se volvió temerosa, ¿Qué tenía que decirle Yunho?

-Yunho ah espera…-cogiéndolo del brazo
-hablamos en casa, no quiero hablar nada aún…estoy molesto…

Le quitó su brazo con suavidad y el pelinegro estuvo dudoso de detenerlo, pero no quería acercarse para darle un beso que el otro evitaría, es que el miedo y la duda se apoderaban de él ahora…sabía que había estado coqueteando toda la cena con ese chico de ojos verdes que de pronto ya no parecía tan dispuesto a contestar sus insinuaciones frente a ojos de Min y Yunho

¿Se habría dado cuenta el moreno?

¿Estaría esperando llegar a casa para hablar sobre eso?

Con la mirada baja y expresión arrepentida y dolida rodeó el auto subiendo en el asiento del copiloto sin mirar al chico que al volante conducía ahora en silencio.

Junsu observaba en silencio desde el asiento de atrás, sabía que no era bueno meterse, no cuando Yunho manejaba con aquella expresión fastidiada en el rostro y Jaejoong fruncía levemente el ceño, por que en la cabeza del chico las ideas cambiaban poco a poco y hacían ver ahora a Yunho más culpable de sus acciones de lo que era.

Y ahora suspirando se volvía hacia Junsu sonriendo algo forzadamente indicándole que él se encargaría de ellos y que dejara de preocuparse a lo que Junsu respondió con una leve sonrisa encerrándose en su cuarto para buscar dejarles más privacidad y volver a sumirse en sus propios problemas

Unos que tenían nombre y apellido

Park Yoochun

Ese chico que habiéndose sumido en un mutismo absoluto se había marchado del departamento de Min antes de que la cena se diese por terminada, con la mirada baja y una sonrisa insegura que dejaba claro a todos que no se encontraba bien.

Y Junsu quiso seguirlo, tomar su mano una vez más aquella tarde y besar esos labios en busca de un suspiro si no de alivio, resignado y una sonrisa a medio morir acompañada quizás de unas cuantas lágrimas que él mismo se encargaría de llevar con sus labios arrancándole dulces sonrisas al pelinegro.

Pero él mismo le había quitado el poder de estar ahí

Y sus manos no podían hacer ya más quitar sus propias lágrimas de sus mejillas frías e intentar no sollozar para no preocupar a la gente ne la casa que ya tenía sus propias dificultades, aunque por lo menos eran dificultades de dos…

Jae había salido tras Yoochun cuando era él quien debía haberlo hecho , le había abrazado con fuerza y limpiado sus lágrimas cuando era sólo él quien debía estar allí!!

Ahogó un sollozo contra la almohada suspirando fuertemente, tal vez era ya hora de superarlo, de no hacer sufrir más a Yoochun con sus acciones y aquellas demostraciones de que le dolía por que no creía que el chico lo quisiese de vuelta, pero sabía que Chun jamás habría querido herirle…peor no había sabido como sacarlo de su vida….no después de todo lo que habían vivido juntos…

Y aunque hubiese sido de la manera equivocada el mayor había conseguido apartarle…no era justo que él insistiese en regresar…

Jaejoong seguía de boca en la cama jugueteando con sus manos cuando Yunho entró en la habitación subiendo a la cama y sentándose a su lado para acariciar su espalda con suavidad y lentitud sobre la tela gris de la camiseta que se había puesto para andar más relajado en casa, se quejó levemente al contacto de su mano reacio a que siguiera acariciándole pero rindiéndose tan pronto como le chico se acomodara a su lado dejando un beso en su hombro

-que sucede Boo?-preguntó con cariño-has estado muy extraño todo el día…
-no sé…déjame solo Yunho ah…
-apenas y has estado presente en la cena…
-me preocupo por Chun
-no es sólo eso y lo sabes…
-alucinas-contestó cortante
-ok…-no queriendo discutir otra vez sobre eso acariciando su pelo
-….
-he estado pensando…sobre eso de…vivir juntos…
-…-su corazón apretándose
-aún quieres que lo hagamos?
-…
-he embalado ya toas mis cosas…siento no haberte dicho nada…
-…-una lágrima empapando aquella sonrisa inútil de esconder
-Boo?

El chico se volteó sonriéndole tímidamente con los ojos brillantes a causa de la emoción que sintió al ver esa sonrisa complacida en el rostro de Yunho, jamás pensó que iba en serio, de hecho ya había pensado que el chico lo había olvidado por completo y que no tenía sentido seguir insistiendo, había osado pensar que el todo era ahora más importante que él…

Y mientras aquel sentimiento de culpa viva se apoderaba de su corazón los labios del menor hacían de las suyas en su boca, saboreando con lentitud y suavidad, dedicándole un tiempo que antes había creído robado y que ahora parecía retornar nuevamente a sus manos

Volvió a mirarle a los ojos y sonrió tiernamente en el momento en que Yunho volvía a acercarse a su rostro con una sincera sonrisa en los labios

-¿puedo hacerte el amor Boo?

Junsu apartándose de la puerta sabiendo que lo mejor sería dejarles a solas, tal vez sería bueno ir a ver a Min…tal vez estaría en las mismas condiciones con Lee…y nuevamente pensaba en Yoochun, en ir a su departamento, en tomar algo juntos y compartir unos besos.

Suspiró ante su propia estupidez tomando su chaqueta antes de salir del lugar cerrando suave, sería bueno que comenzase a buscar una salida, que se perdiese unos días y conociese a algunas personas que sabía le podrían hacer olvidar por minutos…tal vez…sólo tal vez sería bueno volver a empezar sin Yoochun…


-Lee…-gimió agitado tomando los cabellos castaños entre sus dedos
-no sabes…como adoro hacer esto….-volviendo a lamer delicadamente su miembro

Los ojos de Min entreabriéndose asustados, y su respiración agitada haciendo eco en el silencio que se había formado en la habitación

-contigo…-murmuró quedamente sobre su piel antes de besar su sexo con cuidado
-contigo…-repitió el chico volviendo a cerrar los ojos aliviado
-sólo contigo Min….-besando bajo su vientre con ternura adivinando sus miedos implícitos en aquellos suspiros-sólo tu piel…sólo tus besos…sólo tus caricias…sólo tu amor Changmin ah…-deslizándose suavemente por su cuello
-todo para ti…-gimiendo ante las suaves y tiernas succiones
-de verdad?-subiendo por su mejilla y su mentón hasta sus labios
-claro que si….-recibiéndolo sobre sus labios

Esos delgados labios volviendo a bajar por su cuello hasta llegar a su clavícula donde succionó con paciencia arrancando tiernos gemidos de su garganta mientras recorría con sus manos la suavidad de su cuerpo, ese que había llegado virgen a sus manos, ese que sólo él había tocado y que ahora sólo él podía marcar, sonrió ante la pequeña marca rojiza medio morada que estaba en el lugar en que había puesto sus labios

-te he dejado una marca…-acarició la piel algo arrepentido
-es muy grande…?-suspiró sonriendo
-no lo es…-sonrió ante la expresión de menor
-entonces no importa…el maquillaje lo ocultará…

Rió suavemente volviendo a bajar delineando cada músculo con suavidad y lentitud succionando con sus labios, recorriendo con sus manos, adueñándose de su miembro erecto y volviendo a sentir la presión del chico cogiendo sus cabellos en tanto lo metía y sacaba de su boca con rapidez

Cada vez más intensamente
Cada vez más extasiado de oír los gemidos agudos que rebotaban en las paredes de esa habitación

Y mientras le penetraba con suavidad y lentitud disfrutaba de sus sonrisas, de su sonrojo encendido, de sus palabras incoherentes, de sus susurros desesperados, de la fuerza con que sus manos se aferraban a su espalda y de la intensidad de sus gemidos

Esa manera única de presionarle en su interior al llegar al límite y forzarle a que se corriera junto a él aunque quisiese hacerlo durar un poco más, gimió ronco su nombre apoyando la frente en su pecho sintiendo como este subía y bajaba con rapidez al intentar regularizar su respiración y esas manos volvían a rodear algo temblorosas ahora su cuerpo y sin entender por qué el rostro de Jaejoong con esa sonrisa que había estado dedicándole le hizo abrir los ojos asustado y levantarse sobre sus brazos para mirar al chico a la cara y asegurarse de que sólo había sido un juego de su mente

Los ojos castaños de Changmin mirándole curioso mientras él le regalaba una sonrisa y volvía a recostarse sobre él oyéndolo gemir suavemente al volver a cargarse sobren su cuerpo, sus caricias y susurros suaves en su pelo antes de que agotado cerrara los ojos y la respiración acompasada junto al latir de su corazón reglándole un último te amo antes de perder la consciencia.


Ya era tarde pensó mientras miraba el cielo oscuro a través de la ventana, y estaba solo…

Tomó de una vez el licor que daba vueltas en el vaso que sostenía entre las manos y caminó a la habitación sonriendo levemente al sentarse en la cama y mirar sus manos con cariño, el calor de las de Junsu aunque fuese en esa situación las había dejado tibias, le había quemado la piel y había bastado para inferirle u poco más del valor que no creía tener.

Volvió a sonreír suavemente acariciando la que Junsu había sostenido con fuerza, no había prendido una sola luz, y aquello hacía sentir que la esencia del pequeño continuaba en su lugar, que tal vez estaba a sus espaldas descansando del trabajo esperando que el entrara bajo las sábanas para regalarle unas cuantas caricias

Cerró los ojos tratando de imaginar que el calor de aquellas manos que su cuerpo conocía de memoria se desprendía de sus manos y tomaba rumbo propio por sus brazos, bajo su camiseta, en su cuello revolviendo su pelo.

Los ojos cerrados y la sonrisa inconsciente, sus mejillas sonrosándose y un suspiro escapando de esos rojos labios relamidos en silencio que dejaron escapar una risa triste al quedarse entreabiertos esperando un dulce beso que no llegó.

Su mente y el simple calor de esas manos podían transportarlo lejos

Se calor llevándolo al baño y dejando correr la ducha de agua tibia bajo la que se metió sin titubeos, por que nunca el sólo imaginar aquellas cosas le había encendido de aquel modo, era horrible alo que había terminado por someter a su cuerpo cuando sabía que sólo era al pequeño lo que necesitaba, por que no hacían falta otros besos, otras caricias, otras sonrisas, sólo las suyas las que necesitaba en ese momento

Y era vergüenza la que se apoderaba de él al llevar su mano a su miembro y comenzar un suave vaivén de arriba a abajo, con lentitud…tal como Junsu lo haría, imaginando nuevamente ese calor en sus manos, esa boca tierna que no había hecho más que hablarle con amor y dedicarle caricias, esa que no había hecho más que liberar sollozos esa tarde

Un gemido con su nombre impreso escapando flojamente de sus labios la correrse en su mano, porque la sensación no era ni siquiera la mitad de palpable, la satisfacción apenas y rozaba a la necesidad de tenerle nuevamente

Pero no podía seguir así simplemente imaginando, pensó al secar de su mejilla aquella lágrima rebelde que se mezclaba con agua, por que lo que había sido su mejor realidad valía mucho más que masturbarse a solas, por que Junsu y todos sus momentos juntos valían mucho más que la soledad obligada por la que le estaba haciendo pasar al igual que él

Esa por la que no le permitiría seguir pasando

No más….

Para ninguno de los dos


Jaejoong y Yunho no habían prestado atención al chico cuando este saliese de casa, menos aún cuando diesen las 2 AM y este no se dignara a regresar..

El castaño recorría en silencio las calles vacías de la ciudad, un par de fuertes tragos encima, un cigarro desconocido entre sus dedos, un par de risas de desconocidos a cada lado, un golpe en su hombro y de vuelta a entrar en otro desconocido bar.

Otro trago más en sus manos mientras otro desconocido se ponía de pié recargándose tras él frotando su cuerpo con el suyo suavemente, rió levemente mientras aquellas manos le cogían por la cintura, como si no fuese a darse cuenta de lo que planeaba hacer.

Se apartó con brusquedad, nadie iba a tocarle, nadie iba a acariciarle más que Yoochun, pensó fastidiado alejándose unos pasos, esas manos le tomaron entonces fuertemente por el talle volteándole y apresándole contra la barra arrancándole un fuerte estremecimiento al reír y gemir levemente contra su rostro al frotar su miembro contra el suyo

-suéltame…-murmuró intentando alejarse nuevamente comprobando que el alcohol le nublaba los sentidos y el actuar
-te gustará…-sujetando sus muñecas con más fuerza de la que Junsu creía lo haría
-suéltame ya!-se alteró un poco mirando hacia ambos lados percatándose de que nadie iba prestarle atención
-te soltaré a penas me des lo que quiero de ti

Roncas palabras antes de colar una gruesa pierna entre las suyas, mordiendo con brusquedad el lóbulo de su oreja haciéndole gemir de dolor a la vez que sus ojos se empañaban de lágrimas asustadas y asqueadas de aquella saliva que se escurría por la piel y que comenzaba a quemarle

Es que nadie debía tocarle si no era Yoochun, por que no quería borrar las últimas caricias que este le regalase aunque ya llevasen tiempo.

Por que no quería borrar ese último beso de buenas noches antes de comenzar ese calvario

Sus muñecas sujetas con fuerza y su camisa siendo desabrochada con rapidez, lleno de gente a su alrededor, cada quién en lo suyo, un par de chicos aprovechándose de una chica junto a la pared, nadie tomando en cuenta las lágrimas y los leves gritos de dolor que escapaban de su garganta ¿dónde
demonios se había ido a meter?





Continuará






1 comentarios:

Lee Ha Gun dijo...

y lo que sigue???? Dios!!! muero por saber que sigue!!! por que me lo dejan asi!!! ><

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j   :k   :l   :m   :n   :o