jueves, 22 de julio de 2010

Amor |Miedo|



Título; Amor Miedo
Autora; Jae;Ale~ {Nana} {Ale;Chan}
Pareja; JaejoongxYoochun
Género; Drama.
Rating; PG





Como si nunca quisiera que lo notara, me abatí
Y oculté mi respiración.
—Azumi Takamiya—








Amor. 

Miedo







—¿Te acuestas con alguien más?.

Sí, la pregunta era extraña, tal vez más por el hecho de preguntárselo a su mejor amigo. Y aunque su tono fue moderado, en su interior fruncía el ceño y su estómago se retorcía, molesto. Aun cuando para eso no hubiese razón.

Pero Yoochun simplemente sonrió acongojado.

—No lo sé, no sé qué estoy haciendo, Jaejoong… —le respondió sincero mientras abotonaba su camisa—, es raro, me acuesto contigo pero… no lo sé…

—¿Te gusta? —preguntó, volviéndose a recostar apoyando su codo contra el colchón y colocando su cabeza en su mano.

Yoochun asintió mientras desordenaba un poco más su cabello negro y se volvía a acostar junto a él.

—Entonces… si te gusta tanto, ¿por qué no se lo dices? —Y la sonrisa acongojada desapareció rápido y él solo pudo resoplar, acariciando gentilmente la mejilla del menor.

—Porque estoy tan asustado que lo arruinaré…

—Pero, ¿has dormido con él, no?

—Sí, pero es porque fue insistente… pensé que era mejor que nada, así que… —él asintió comprendiendo el repentino silencio de Yoochun, para después tan sólo ver cómo desviaba la mirada—, prefiero ser su ‘amigo sexual’ antes que arruinarlo…

Y cuando vio su expresión dolida no pudo decirle nada más.
¿Se conformaba con ser su amigo sexual aunque le guste? ¿No es eso estúpido?

Él es realmente estúpido, ambos lo somos

La melodía del celular de Yoochun sonó, haciéndole reaccionar un poco. Le vio salir de la cama apurado y él sujetó su mano sin realmente saber por qué, tan sólo intentando detenerle. Y la melodía volvió a sonar cuando acercó su rostro al de él, tan sólo rozando un poco sus labios entreabiertos.

—Ya, tengo que contestar Jaejoong… —se separó de él, zafándose de su agarre y le vio agacharse para buscar en sus pantalones el celular, el cual respondió rápido y en tono animado al ver el nombre en la pantallita—. ¡Yunho, disculpa por tardarme!... ¿Ahora?, claro, ahí estaré —su sonrisa no desaparecía y Jaejoong se preguntó qué clase de chico era—, OK. Nos vemos… —colgó y se colocó los pantalones, para después dirigirle una mirada que le pareció a despedida.

—¿Qué, irás? —preguntó resignado y sentándose en la cama.

—Por supuesto.

—… Luces tan feliz, Yoochun —le vio recoger el resto de sus cosas, junto con la pequeña mochila de la universidad.

—Sí…

Fue su última palabra mientras esa sonrisa acongojada volvía a aparecer y él no dijo nada, porque sabía que no lo podría retener así que sólo le vio salir de la habitación para después escuchar la puerta principal cerrarse en un azote.

¿Cómo es Yunho?

¿Es gentil contigo?

¿Tienes que recurrir a esto?

Todas esas preguntas simplemente se atascaron en su garganta.



;&;&;&;&;&;&;&


Lo besó con suavidad, dejándose llevar por todo lo que esos labios le provocaban, bajó su boca hasta el cuello de Yoochun, y fue cuando se dio cuenta de esa corbata, también de que el saco estaba ahora en el piso.

—El traje… —murmuró con voz ronca—. ¿Por qué lo llevas puesto todavía? Creía que la entrevista de trabajo era en la mañana… —guardó silencio un momento, viendo los ojos de Yoochun—. ¿Has ido a casa del chico ese?

Nuevamente usó un tono neutro, casi logrando ignorar la vocecilla en su cabeza que le decía miles de cosas acerca de Yoochun.

—Sí…

—Así que… ¿sólo lo hiciste…?

—No, no lo hicimos… —Yoochun habló suave, retirando sus brazos del alrededor de su cuello.

Y Jaejoong se sintió roto al ver su expresión dolida mientras recogía su saco y acomodaba su corbata.

—Me he acordado que tengo que hacer algo de la escuela, hablamos luego, Joongie…

Y sonrió cuando le llamó así, tal vez era su manera de decirle que no estaba molesto, sólo cansado. Se levantó de la cama y se detuvo frente a él, besando con suavidad su frente y después acariciando su cabeza.

—Sabes que aquí puedes venir cuando quieras, y no sólo para ‘esto’… —le anunció con una risilla cómplice.

Yoochun asintió levantando un poco su cabeza y sonriéndole para después caminar hasta la salida de su departamento y él le acompañó. Pero cuando la puerta se abrió, los ojos del menor se cristalizaron y él no supo qué decir ni qué hacer.

—Oh, pensé que estabas solo —dijo Junsu con una sonrisa desde la salida, inclinó un poco su espalda viendo a Yoochun—. Hola.

—Hola, Junsu —Yoochun bajó su cabeza hasta encontrarse con una bolsa de mandado en sus manos.

—Le prepararé algo de comer a este descuidado —anunció—. ¿Te quedas, Chun?

Y él negó con suavidad, saliendo del departamento y dándole la entrada a Junsu.

—En otra ocasión, nos vemos…

Y se despidió sin ver atrás, hasta perderse en una distancia en la que él ni Junsu lo podían ver.

—Vaya, ese chico es tan raro… —murmuró Junsu, sonriendo y adentrándose en la cocina—, me ve con ojos de celos —rió bajo y cerró la puerta, acompañando al recién llegado en la cocina.

—Tonto —le sonrió.

—Enserio, pero… ¿qué le has hecho, Jaejoong, le hiciste llorar? —preguntó, mientras lavaba las verduras.

—Claro que no, Junsu.

—Vamos, yo me pongo así cada vez que discuto con el ‘innombrable’

Rió a carcajada limpia por las ocurrencias del menor.

—Tú eres tú, Yoochun es… Yoochun.

Junsu le dirigió una mirada para después seguir lavando.

—Ese niño te quiere, es tonto por parte tuya que no te enteres, Joongie….

Guardó silencio un momento, escuchando sólo el sonido del agua correr. Y es que no sabía qué responder a eso.

—¡Dios, sabes que él te quiere y no dices nada! —Junsu le acusó apuntándole con el filo de un cuchillo y él volvió a reír.

¿Lo sé, realmente lo sé?

—No sé que tanto hagas con él, pero se ve en su cara de tonto que te quiere, y a ti igual —le sonrió y él hizo lo mismo—, hago la misma cara de idiota cuando el innombrable y yo hablamos…

—Junsu, cada vez que le llamas así creo que hablas de un fenómeno.

Esta vez fue Junsu quien rió, cortando las verduras.

Y esa fue tal vez la cena más silenciosa que hubiese tenido con ese chico de expresión aniñada, porque no hubo más comentarios ni risas, tal vez una manera de dejarle pensar.

Y fue así por una semana, porque Yoochun no iba a verle desde entonces. Solamente había esos mensajes cortantes que llegaban a su celular diciéndole que después de la universidad y un día de trabajo había llegado bien a casa, y cuando él le preguntaba cómo estaba de ánimos los mensajes paraban, y no recibía ninguno en toda la noche.

¿El chico de ‘amigo sexual’ del que hablas… soy yo, no es así?

¿Ese Yunho sólo te ayuda, no?

¿Por qué no me hablas directo a la cara?

¿Por qué… te guardas todo…?

Las preguntas nuevamente se estancaron en su garganta.

Abrió los ojos medio adormilado al escuchar como tocaban la puerta, se levantó de la cama y avanzó descalzo por el departamento. Y cuando abrió la puerta se dio cuenta de que sólo cuando lo veía su corazón latía así.

—Yoochun, hace tiempo que no hablabas… —Murmuró, sintiendo sus brazos rodear su abdomen—. ¿Qué pasa, todo bien?

—Continuemos, Joongie… —cerró la puerta y abrazó al menor.

—¿Estás seguro?

Yoochun asintió mientras levantaba su cabeza para besarle, entreabriendo sus labios para profundizar su caricia.

Y él sólo le hizo el amor como todas esas veces, gimiendo su nombre y esperando por algo que le indicara que había algo más que todo eso. Pero al final sólo obtuvo otra sonrisa acongojada y un abrazo necesitado.

Como si nunca quisiera que lo notara, me abatí y oculté mi respiración.

Y él le correspondió con fuerza, intentando decirle con todo aquello que él siempre estaría ahí para él.
Que sólo tenía que decir que le quería y él nunca se apartaría.

Porque el mundo de Kim Jaejoong giraba entorno a Park Yoochun, y eso le agradaba…

Ese sentimiento de amor le agradaba, porque esa era la palabra.

Amor, él siempre había amado a Yoochun.



;FIN.




2 comentarios:

Leonor dijo...

Estimado webmaster, visité tu blog y está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiar ambos blogs con más visitas. Si estás de acuerdo no dudes en escribirme a leonorancco@gmail.com
Espero tu Respuesta.
Un abrazo.
Leonor Ancco

Pamela Onigiri dijo...

kyaaaa el JaeChun es tan sexy...ame este fic<3<3<3<3

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j   :k   :l   :m   :n   :o