miércoles, 10 de marzo de 2010

Poseído por tu calor



Titulo:Poseído por tu calor
Autora: Hitomi
Clasificación:NC-17
Parejas: Changminho
Género: lemon, romantico...
ADVERTENCIA:Lemon

Poseído por tu calor
(Changminho)


-esperabas a alguien…?-murmuró situándose a su lado sobresaltando al joven pelinegro que se apoyaba junto a la pared
-Changmin! Casi me matas! Que demonios haces aquí?- volviendo a acomodarse para asomarse sin problemas por la esquina de la pared a que los chicos que estaban en clases saliesen de una buena vez de la facultad de artes
-sólo cuidando que no hallas venido a esperar al imbécil de Hwan-apoyándose a su lado en tanto el otro volteaba con el seño fruncido
-no sé porqué sigues empeñándose en alejarme de él Changmin…-desviando la mirada lentamente observando con cansancio el pasto bajo sus pies
-sabes que no te quiere
-no es cierto-su seño frunciéndose un poco más
-sabes que el único que le trae por el suelo es Taemin-acercándosele un poco
-que no es cierto!-alterándose más de la cuenta
-sabes que no lo dejaré acercarse a ti! Para que se cruce en tu camino par de veces y pueda aprovecharse de ti!-ambas manos junto a la cabeza del menor
-ya basta Changmin!-grito viéndose acorralado pro aquel chico de cabellos castaños- si a ti no te importa lo que yo sienta pues es tu problema! Pero yo le quiero! Y por lo menos intentaré que se fije en mi! por lo menos voy a…!

Un beso brusco acallando su boca y sus manos intentando romper aquella prisión en que se habían convertido los brazos fuertes del mayor sin querer dejar a esa lengua atravesar la barrera en que se habían convertido sus labios

Cuando de pronto algo consiguió desconcentrarle y hacer aquella barrera débil…

Era una risa

Una risa dulce que no tuvo problema alguno para identificar

Hwan y Taemin habían rodeado la facultad y ahora se encontraban ahí… a unos metros de ellos devorándose con ansias como si de pronto se les fuese a acabar el mundo

Y mientras Changmin dejaba en paz su boca al notar que no hacía esfuerzos ni por mantenerle cerca ni por evitarle ya era capaz de observar como las manos de aquel pelinegro que le traía como loco latiendo el corazón colándose disimuladamente bajo la camiseta verde del otro arrancándole uno de esos gemidos suaves que la voz del otro chico dejaba escapar, ese gemido que el otro acalló con esos deliciosos labios mientras le recargaba contra uno de los troncos que conformaban el frondoso parque tras la universidad

Esos mismos labios que habían tomado su boca hace unos días regalándole tal vez, una oportunidad de ser algo más que amigos, esas mismas manos que le habían acariciado en aquel rincón de la biblioteca sin vergüenza alguna , cuando creyó que era más que simple deseo…

Perdido en sus pensamientos no pudo más que sonrojarse sobremanera al sentir como el castaño que le había forzado a besarle hace segundos lamía ahora eróticamente sus labios e introducía con rapidez su lengua en su boca arrancándole un gemido ahogado que no había querido dejar escapar y por el que empezó a desesperarse nuevamente

-Chang…mmh! Changmin! Suéltame!-gritó algo histérico intentando safarse
-Shhh…-le detuvo con esa mirada algo amenazadora que le hizo estremecer-que es lo que planeas gritando eh…?-acariciando su cintura con suavidad
-que…-murmuró bajito y asustado
-Sólo disfrútalo Minho…-susurró a su oído sintiendo junto al suyo el temblor de ese cuerpo- no quieres disfrutarlo como Taemin…?

Y el silencio del momento le hizo sorprender al oír uno de esos gemidos desde algún lugar entre los árboles y casi podía imaginar la expresión de Hwan al tocarle…ahora sólo podía bajar la mirada

-sé que lo quieres…-recargando sus caderas sobre las del pelinegro haciéndole notar lo duro que se encontraba
-quiero que me sueltes…-murmuró con la voz algo cortada sintiendo aquella presión que el otro ejercía y que sólo podía avergonzarle un poco más-por favor…-su voz algo temblorosa

Esa mano que elevó su rostro con suavidad descubriendo esas pocas lágrimas que se habían acumulado sin prisa en sus ojos besándolas con cuidado, regalándole algo de ese cariño que del otro Minho hubiese querido recibir, sólo el suficiente para que el menor se relajase y no se percatase de que ahora eran sus labios los que contestaban ese beso suave y cargado de los cuidados que estaba necesitando para curar la herida, esa que recién abierta…dolía demasiado…

-mmgh…

Un gemido ahogado con eficacia al momento en que Changmin comenzase contra las suyas un lento vaivén de caderas que no hacía más que excitarle un poco mientras llevaba sus manos a las que sujetaban sus mejillas para intentar quitarlas con suavidad y apartar al chico de sus labios aún liberando un suave jadeo a ojos cerrados cuando intentaba respirar con normalidad

-no quiero hacerlo…-jadeó despacio contra su camiseta al ver que el mayor no detenía los movimientos de sus caderas como si supiera que aquello era lo que le mantenía en ese estado de debilidad
-oh vamos…sabes que…-suspirando-estás disfrutando esto….-llevando sus una de sus manos hacia esos cabellos negros acariciándolos mientras una de sus piernas separa las del pelinegro regalándole ese exquisito roce que estaba buscando y que le estaba volviendo loco mientras la otra acariciaba la piel de su cintura al apartar la camiseta blanca un poco y hacer rebotar ese sobresalto en el cuerpo del chico contra el suyo
-nhaa…chang…changmin…-gimió suave hundiendo el rostro en la curvatura de su cuello dejando que sus labios se apoderaran de un pequeño trozo de piel
-ah-así Minho…-murmuró acariciando sus cabellos incitándole a aumentar ese roce, esa suave succión que ya le parecía demasiado que soportar

Es que llevaba años…años soñando con aquel momento…y es cierto que le imaginó diferente, en su habitación con esa cama suave y Minho envuelto en sus sábanas sonrosado y gimiendo desesperadamente su nombre…

Pero sabía que aunque llevase tiempo diciéndole cuanto el interesaba el corazón del pequeño era de otro…que no lo merecía…y que por fin hoy…acababa de desilusionarle, y lo acepta no es amor lo que están compartiendo o una romántica sesión de caricias…

Pero el sólo hecho de que se entregue por fin a sus caricias…

Es más de lo que pudo pedir…

Aunque sea sólo un juego
Aunque sea sólo por despecho…
Aunque luego se arrepienta y demore días en volver a verle a la cara

No desaprovecharía ese preciado momento

Los carnosos labios del pelinegro mordisqueando suavemente su piel y llegando hasta el lóbulo de su oreja para lamerlo con algo de timidez arrancándole la cordura que le quedaba llevando sus manos hacia la camiseta y subiéndola para encontrar aquellos rosados botones que no tardó en pellizcar con fuerza obligando a Minho a tirar la cabeza contra los ladrillos y gemir largo y suave pidiéndole entre murmullos por un poco más de placer, esos entre los cuales dejaba escapar el oxígeno sin saber que decir con los ojos entreabiertos

No quería pensar…
No quería oír los gemidos de Taemin
Ni esperar a que alguien le diese una explicación
O que tal vez curase sus heridas…
Por que no sería fácil sanar…
Ya solo quería olvidar
Olvidar y perderse
Perderse como fuera en aquel lugar

Y si tenía que perderse entre los labios de Changmin…

No había nada que lamentar…

-ahhg…!-esa boca ahogando sus gemidos nuevamente mientras evitaban quitarle la camiseta aunque quemase la piel, por que no quería herirle al apoyarle contra la pared
-shhh…si gimes así nh…van a descubrirnos…-apretando uno de sus pezones
-ahhngg…entonces deja…ahhh…deja de…Min…-revolviéndose nervioso entre la pared y su cuerpo
-te dije que te…-suspirando contra su cuello-gustaría…
-métemela…ahora…necesito…te necesito….-comenzando a desabotonar con torpeza la camisa negra del mayor quien vió con una sonrisa aquellas temblorosas manos tocando su torso mientras le desvestía, por que tal vez…quisiese sentirlo…

Tonó su boca nuevamente esta vez de manera suave…no quería hacerle daño, ni causarle molestias o darle razón alguna para que se arrepintiese, debía disfrutarlo…como nadie…

Y ese beso parecía extraño y completamente diferente a como le supiera el primero…y le aclaraba un poco los sentidos y podía sentir ahora claramente la morena del torso del mayor contra la de su vientre, esa camiseta que seguía alzada por la mano que no abandonaba sus pezones y que comenzaba a descender hasta sus pantalones

Estaba mal…
Estaba mal por que él no amaba a Changmin…
Y el mayor estaba siendo dulce…
Estaba queriendo entregarle algo que era especial…
Y que él no podía recibir…
No si ese sentimiento estaba truncado…
Y se sentía débil una vez más ante esas caricias que eran esparcidas con dedicación…

-estás…estás a tiempo para arrepentirte…-murmuró contra sus labios y los ojos brillantes sin despegarse de su cuerpo- sabes que yo no te obligaría…sabes que te quiero…como algo más…
-…-esa respiración agitada contra la suya que sólo le pedía un poco de amor…esa oportunidad por la que él había llorado tanto…
-yo entiendo….-dejando correr su mano suavemente por su torso mientras la quita de dentro de su camiseta al apartarse un poco
-lo quiero…-gimió-lo quiero contigo…- tragando duramente escuchando como su propia voz parecía un jadeo que le avergonzaba un poco más si era posible y detenía al castaño-lo quiero aquí….ahora….

Una sonrisa en esa boca que le estaba devorando fue todo lo que alcanzó a ver antes de que el ritmo de ese beso fuera increíblemente acelerado y difícil de contestar, antes de que esas manos se dedicasen a desabrochar su pantalón y manosear su intimidad con rapidez de arriba abajo calentándole un poco si era posible, la tela de los jeans deslizándose por sus piernas junto a la ropa interior haciéndole sentir demasiado indefenso en aquel público lugar, las manos de Changmin ansiosas recorriendo su intimidad y sus testículos los cuales masajeó con suavidad antes de que una de esas manos fuese a parar en su trasero apretando fuertemente sus nalgas

¿Algo manoseado…?

Tal vez…rió un poco entre gemidos

Pero se estaba sintiendo bien…

No quería quedarse atrás claro que no, y una sonrisa fue lo que compartieron cuando sus manos soltaron el botón de los pantalones del mayor y luego bajaron el zíper tironeándolo para bajarlo y observar algo avergonzadamente cuan apretado se encontraba el mayor, comenzando a oírle esos gemidos algo más agudos con el pasar de sus manos, con esas caricias un poco más intensas de su parte con ese compartir de sensaciones

Otro de sus besos…

Eso fue lo que le regaló al tomarle por la cintura y alzarle un poco para obligarle a enredar entre sus piernas sus caderas que se amoldaron con facilidad a su cuerpo

Otro de sus besos que acalló varios otros gemidos

Esos gemidos que se estaban oyendo bien…

-va…va a dolerte…-jadeó desesperadamente a su oído
-no importa…-rió con ternura…se estaba preocupando en demasía por él
-pues a mi sí…-rió contestando aquella sonrisa con un corto beso observando a ambos lados que nadie anduviese por ahí
-prometo que la próxima vez lo haremos con más cuidado-besando sus labios sonrojándose notoriamente-pero ahora…ahora sólo….-jadeó un poco más ante el roce de sus intimidades- ahora te quiero dentro…

Fue todo lo que necesitó

Algunos besos más de sus labios y aquella seguridad de un “ esto no es sólo un juego” para que su boca se encargase de amoldarse con precisión a la del menor y no dejase escapar ningún sonido de esta cuando sin más demora le penetró con fuerza y certeza, queriendo encontrar pronto ese punto en su interior que le haría dejar de morder su labio inferior con tanta fuerza para comenzar a gemir con desespero su nombre, ese que el menor no tardó en aprender, entre gemidos y esas dulces y excitadas palabras susurradas con lujuria a su oído

Cada vez que entraba y salía de su cuerpo con esa calidez que era nueva y extrañamente perfecta….adictiva…

Terminando Changmin en su interior con un gemido de su nombre que le supo a gloria mientras sentía la esencia del pelinegro en su estómago ensuciando la camiseta blanca y parte de su camisa negra

Y podía sentir esa calidez que siempre deseó concentrarse en cada recoveco de su cuerpo y creyó que jamás tendrían que dejar de estar así, cuando comenzó a oír la suave respiración del otro en su cuello y esas piernas temblorosas que le rodeaban aún desmoronarse un poco

Y notó de pronto que había golpeado con brutalidad su espalda contra la pared de ladrillos y que ya era suficiente tiempo en esa posición como para seguir así por lo que con un tierno beso en los labios le depositó en el suelo sujetándolo al notar que sonreía sin poder sostenerse en sus piernas

-estás…bien…?-dejándole apoyarse contra él
-muy bien…-sonrió suspirando hundiendo el rostro en su pecho besándole con ternura
-Minho…
-sólo llévame a tu casa…-se abrazó a él como un niño pequeño avergonzándose de la situación- no puedo llegar así a la mía…-rió un poco levantando al mirada hacia sus ojos-gracias…
-no hay de qué…-le besó los cabellos con cuidado sentándolo en el pasto mientras le ayuda un poco con la ropa y le besa en los labios con suavidad acomodándose también su ropa y deteniéndose luego a observarlo con una sonrisa tierna-ha sido maravilloso…
-…-y ese sonrojo arrebatador que cubrió sus mejillas y le hizo voltear el rostro con una sonrisa
-vamos…-ofreciéndole su espalda, esa que aún guardaba su calor…y a la que no tardó en treparse escondiendo su rostro en ella avergonzado siendo consciente de esa pequeña diferencia en el latir pausado de su corazón..

Un latir…

Que esta vez…

Acompasaba otro ritmo…

Fin

2 comentarios:

LatinCassiopeia dijo...

oh mi dios moriiiiiiiiiiiiiiii que cosa preciosaaaaaaaaaaaaaaaa *0* y el final el final tan tierno y preciso

Un latir…

Que esta vez…

Acompasaba otro ritmo…

lo ame TOT

♥♥Miku♥♥ dijo...

:j kya... esta genial.. me encanto.. aunq a mi parecer le fatla una conti.... xDDD :a

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j   :k   :l   :m   :n   :o